Wendt&Kühn, los ángeles con once puntos

Wendt&Kühn, los ángeles con once puntos

publicado en: Cultura estética, Inspiración | 0

La Casa Chiquita tiene el honor de presentar a Wendt&Kühn. Son los apellidos que se esconden detrás de los mundialmente reconocidos ángeles con once puntos. Pero ante todo, estos ángeles protectores guardan consigo una historia de varias generaciones de mujeres que se ganaron por derecho y por maestría propios un puesto de honor en el concurrido mundo de la empresa y del arte. Una historia que nace en Sajonia a principios del siglo XX bajo el impulso de los aires de la Belle Époque. Una realidad recién descubierta con nuevos valores que influían en todas las capas de la población. Una época en que la mujer ve reconocido su derecho a nuevas libertades. Las amigas Grete Wendt y Margaret Kühn, recién graduadas en Artes Aplicadas fundan en 1915 un pequeño taller de alta artesanía en madera. Sus propuestas de ángeles de delicados diseños, tallados, pulidos y esmaltados hasta conseguir un efecto porcelanoso fueron galardonados con la gran medalla de oro de la Exposición Internacional de París de 1937. A partir de ese momento y hasta la actualidad, sus ángeles de miradas inocentes se han convertido en objeto de deseo y coleccionismo. Más de dos largos años pueden pasar desde que un trozo de madera comienza a ser tratada hasta que la miniatura toma su forma final. Asistimos al nacimiento de una obra de arte, un proceso de la más alta calidad, lento, laborioso, minucioso y exquisito que acompañará durante toda la vida a quienes opten por cobijar a estos angelitos en el calor del hogar.

Grete, Margaret y más tarde Olly Wendt tuvieron una prolífica productividad artística, estética y creativa imaginando y desarrollando más de 800 modelos de ángeles protectores que se han mantenido de manera inalterable en el catálogo de la marca hasta la actualidad. De este modo, los auténticos ángeles W&K se mantienen fieles a sus históricos diseños, génesis de sus figuritas llenas de color y alegría.

Las hábiles manos de los ebanistas tallan inicialmente los contornos físicos y los componentes rotacionalmente simétricos que luego se cortan, muelen y pulimentan en sus formas finales. Pero aún quedan muchas horas más de meticuloso trabajo manual antes de que estas simples formas básicas se conviertan en obras maestras definitivas.

Pero como en toda historia, hay altos y bajos. Estas generaciones de mujeres se aferraron a sus ángeles para no perder la esperanza en el ser humano bajo las atrocidades de la II Guerra Mundial. La sinrazón del odio, de las represalias y de la venganza se combatió con la luz que desprenden estas tiernas miniaturas. Mujeres orgullosas de su talento que vieron arrebatadas la propiedad de su empresa durante las nacionalizaciones del régimen comunista en la Alemania del Este pero que con la influencia de sus ángeles protectores volvieron a recuperar el control tras la reunificación alemana.

Tras más de 100 años de historia, Wendt&Kühn es sinónimo de maestría en el oficio artesano de la madera, habiéndose ganado el derecho a estar en lo más alto del pódium mundial del arte de la miniatura. Bienvenidas a La Casa Chiquita.