¿retro o vintage?

Retro o vintage, dos conceptos separados por el tiempo

El estilo retro revive el pasado a través de objetos que imitan el diseño de determinado periodo pero fabricados en una época posterior. Se inspiran en estilos y diseños viejos, pero utilizando materiales nuevos. Por tanto, son objetos con aspecto antiguo, que parecen de otra época. Retro no es solo años 50-60. Puede ser cualquier objeto de cualquier época cuya estética recuerda el estilo empleado en otro momento de la historia. Lo retro nos retrotrae al pasado desde el presente. Normalmente los objetos retro son más numerosos porque al haberse fabricado recientemente, llegan a nuestros días en mayores y mejores condiciones.

 

Sin embargo, un objeto es vintage cuando efectivamente fue fabricado en la misma época a la que pertenece su estilo. Por tanto, son objetos originales y no copias que se fabricaron utilizando el estilo estético y la técnica que les correspondía en el año en que nacieron. Un objeto vintage tiene valor en tanto que atesora la nostalgia del pasado y carga a sus espaldas muchos años de vida sin tratarse de una antigüedad. La mayoría de los historiadores acuerdan trazar en los cien años la frontera para considerar que algo es antiguo. Por consiguiente, hay objetos vintage que se mueven en una estrecha línea que los separa de la antigüedad como ocurre con piezas de principios del siglo XX.

 

¿Y los artículos de segunda mano? ¿son retro o vintage? Depende.  Lo usado tiene su posición por razones de conveniencia estética, presupuestaria o medioambiental, pero si no imita el estilo de otro tiempo ni es un artículo original de otra época, no será ni retro ni vintage, tan solo un artículo actual que ha cambiado de propietario. Quizás llegue a ser retro en unos años si el público le otorga la condición de valioso.

 

¿Tienes clara ya la diferencia entre retro y vintage? Si no es así, te animamos ampliar este tema. Sígueme.

 

 

APRENDER A DIFERENCIAR LO RETRO DE LO VINTAGE

Diferenciar objetos vintage es un proceso que requiere formación y educación estética. Podríamos establecer una temporalización (pero no la tomes en sentido estricto) que nos ayude a distinguir entre segunda mano (usado y producido recientemente), retro (1960-1980), vintage (1950 hacia atrás) y antiguo (más de 100 años). No es fácil, hay objetos que se mueven en fronteras muy difusas.

 

En la foto, una colección de La Casa Chiquita, absolutamente moderna pero que está inspirada en diseños de otras épocas. La firma Pip Studio se recrea en la porcelana holandesa Delft del siglo XVI y la pintura mexicana del sigko XX de la inmortal Frida Kahlo. Por tanto, ni es retro ni vintage. Tiene inspiración retro.